Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

martes, febrero 07, 2012

El Movimiento 15 de mayo y la democracia en España.


El Movimiento 15 de mayo y la democracia en España-
JM Delgado.
(RLI)


Una mayoría de trabajadores y ciudadanos españoles en general identifica “democracia” con elecciones, esta relación aparece así mediada por el acto personal del sufragio, altamente mitificado y sobrevalorado en relación con sus efectos (individuales) reales : todo lo que están dispuesto a hacer es acudir a votar y poco más, el ejercicio de las libertades democráticas no parece concernirles y en consecuencia todo lo que de cambio sociopolítico pueden esperar procedería de la eventual victoria de su opción electoral y del gobierno surgido de su mayoría parlamentaria. De este esquema están imbuidos, del intento de abandonar tal obnubilación da cuenta, también, el movimiento 15-M.
Así, aquilatar la verdadera diferencia entre los partidos turnantes, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP), ambos semejantes y ambos cómplices de gobernar para los bancos y todos gobernados por una dictadura financiera, es la Gran Denuncia, creída por millones de personas que hasta la eclosión de la presente crisis creían igualmente en la autonomía de la política y en la soberanía nacional: al 15M le cabe el doloroso honor de haber sacado definitivamente esa venda de tantos ojos, si no es exactamente al revés, que es la ciudadanía, clases populares, parados, trabajadores en precario, mujeres víctimas de la creciente feminización de la pobreza, con una creciente consciencia de ser víctimas de la dictadura bancario-capitalista, quienes se juntaron un 15 de mayo de 2011, resistieron la ocupación de las plazas, soportaron la represión policial y desafiaron a los poderes judiciales, en un poco imaginable proceso autoorganizativo, quienes abandonaron e hicieron abandonar a tantos otros las últimas ilusiones puestas en el actual sistema de partidos de la democracia española.
Pase lo que pase con el movimiento 15M siempre habrá una antes y un después de las movilizaciones de este año 2011 en la conciencia de las clases populares españolas y en su relación con la democracia y el autogobierno.
 (leer mas)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El 15-M como núcleo te ha servido para hacer uno de los análisis más
completos, sin duda alguna, que he leído de la situación actual, incluyendo
tantos y tantos artículos de prensa profesional que han pasado por mis manos.
Si bien puede considerarse un 'resumen' desde el 15 de mayo de 2011 hasta hoy,
no deja pasar nada que no haya intervenido en conformar esta desastrosa
situación, aplicándole una profundidad política tantas veces echada de menos.

Ya el comienzo denota una magnifica manera de ver la historia en el comentario
que resalta la ciudadanía y su toma de conciencia sobre el acto o hecho
histórico, dices: "al 15M le cabe el doloroso honor..., si no es exactamente
al revés, que es la ciudadanía, clases populares, parados..., con una
creciente consciencia de ser víctimas de la dictadura bancario-capitalista,
quienes se juntaron un 15 de mayo de 2011... en un poco imaginable proceso
autoorganizativo"

Importántisimo el asunto de la participación o no en los parlamentos, ¿cuantos
dudan entre votar o no hacerlo?, ¿aprovechar estratégicamente o no un
imperfecto y caduco avance social como la democracia burguesa...?
recientemente daba vueltas a esta cuestión, de la que pensaba: no cabe duda
que nada va a cambiar sin apoyos de movimientos sociales, pero ¿que presión se
necesita de ellos? si no hay una presencia en los parlamentos que aproveche
esas presiones... Debería ser equivalente a la fuerza capaz de tomar los
poderes: Parlamentos, etc... pero esto en una dictadura formal es factible,
pero ¿Cuanta ciudadanía en una 'democracia' como la nuestra participaría como
en la toma de la bastilla?. Junto a estas reflexiones comprobaba que cuando en
CCOO repetía "El sindicato (o los sindicatos) siempre van a rastras", siempre
va a enfrentarse (cuando lo hace) a alguna norma, ley ya instaurada que afecta
a los intereses de los trabajadores, pero la decisión o ley se forjó en el
parlamento, por lo tanto ¿No sería más práctico para todos enfocar la lucha en
el parlamento, y aún más, combinado con la calle?, o sea en la práctica ¿Dónde
se tiene más posibilidades de evitar las leyes?. Un ejemplo: se han frenado
20, 40 o 100 desahucios, pero no olvidemos que estos se llevan a cabo en
respeto a una legislación canalla, que pone en marcha todo el aparato hasta
conseguir el desahucio. ¿No sería más fácil derogarla? En definitiva podría retocarse la expresión de Bill Clinton ¡Es la política, Estúpido!.

No menos importante el resto, sobre la izquierda estraparlamentaria, los
nacionalismos, etc. el aparecer y desaparecer, aparentemente, el 15-M. La
previsión y aviso de las luchas venideras, la salida del euro, la humillante
cesión de soberanía, las elecciones del 20-N, y la explicación de componentes
del 15-M con sus especiales intereses, ... etc, etc.

Muy bueno, muy bueno.

JM Delgado dijo...

En teoría, hablando vulgarmente, es decir de manera descontextualizada, cabe pensar que un movimiento revolucionario o fuertemente reformardor está obligado a levantar masas hasta desacreditar el régimen de que se trate, democracias homologadas inclusive, pero mientras NO haya sido capaz de hacerlo, en mi opinión está obligado a hacerse notar, participar con todos los filtros, autocontroles, reservas que se quiera pero participar en las instituciones de donde la democracia liberal-burguesa toma y ancla legitimidad. Eso es lo que ha ignorado el 15M, ahora bien, ¿estaba en condiciones de presentar listas a las elecciones? yo creo que no, por las razones que digo en el texto. Gracias por tu comentario. JM