Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

lunes, febrero 27, 2012

Almas de vidrio.-

(relato)
              
 El estruendo resonó abrumador en toda la planta, Rosa y Luis creyeron que se desplomaba el edificio sobre sus cabezas.

Cuando Luis, alarmado, abrió la puerta, Eugenia y Antonia - la madre y hermana de
Manolo, el vecino del piso superior - hallabánse ya en la planta hablando con Rosario, la vecina del "C" que mantenía entrecerrada aún por la cadena la puerta de su piso.
         
- ¿Que es lo que pasa? - inquirió Luis de las mujeres.

          - ¡La policía! ¡Llame usted a la policía! - exclamó Eugenia llevándose la mano al pecho.
          - ¿La policía?, pero....¿porqué?, ¿que ha pasado?  - volvió a preguntar.
         
Antonia iba a pedirle a Rosario que sacara una silla para su madre a punto de
desfallecer u algo peor, cuando esta - que ante la presencia tranquilizadora de un hombre se
había atrevido a retirar la cadena - se anticipaba a su petición. Pidió también un vaso de agua al tiempo que se llevaba la mano al seno, aludiendo en el gesto al delicado estado de salud de su madre.


(continuar) 

No hay comentarios: