Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

viernes, febrero 17, 2012

Acuerdo de libre comercio agrícola UE-Marruecos que arruina la agricultura española


El Parlamento Europeo dio luz verde el jueves a un controvertido acuerdo para liberalizar más el comercio entre la UE y Marruecos, un proyecto criticado en España, donde los agricultores temen la competencia de los productos marroquíes.

Con este acuerdo, que incluye productos agrícolas y pesca, el 55% de los bienes exportados de Marruecos a Europa va a quedar rápidamente exento de derechos de aduana, contra un 33% de derechos actuales.

En sentido inverso, el 70% de las exportaciones europeas a Marruecos quedarán exentas de derechos de aduana en el curso de los próximos 10 años. Actualmente, esos derechos son solamente del 1%.

El proyecto de acuerdo obtuvo la aprobación de 369 eurodiputados, mientras 225 se opusieron, durante una votación en unas sesión plenaria en Estrasburgo.
Los agricultores españoles llevarán el acuerdo "ante el tribunal de justicia europeo", anunció la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

Esta organización considera "un duro mazazo para el campo español la ratificación del nuevo acuerdo de libre de comercio con Marruecos, ya que hipoteca el futuro de 250.000 explotaciones hortofrutícolas y amenaza 450.000 puestos de trabajo y más de 8.500 millones de euros en exportaciones al año".

Los parlamentarios rehusaron mayoritariamente seguir las tesis del relator en este caso, el ecologista francés José Bové, que se oponía al texto.

Bové argumentó durante el debate que el acuerdo iba a "colocar a los productos europeos en situación de competencia insostenible, sin que por ello se logre un desarrollo equilibrado en Marruecos".

Los productores europeos se verán enfrentados en ciertos sectores a un "dumping social", afirmó Bové, y subrayó que en Marruecos los campesinos reciben un salario de "cinco euros por día" y no tienen derecho a sindicarse.

Por otro lado, los agricultores marroquíes verán "destruida su capacidad de producción de carne, de productos lácteos y de cereales a causa de las importaciones de grandes grupos europeos", dijo Bové.

La Comisión Europea, por su lado, había exhortado claramente a la ratificación de este acuerdo, que "abre perspectivas comerciales para nuestro sector agrícola", alegó el Comisario de Agricultura, Dacian Ciolos.
El proyecto suscitó en las últimas semanas una abierta oposición en España -donde izquierda y derecha se unieron para denunciarlo-, pero también entre los agricultores franceses.

En España, gran productor de frutas y hortalizas -en particular tomates- los agricultores temen ser inundados por productos importados a muy bajo precio y perder así su competitividad en el mercado europeo.

Es la segunda vez en tres meses que un voto del Parlamento Europeo genera la cólera de Madrid. En diciembre pasado, los eurodiputados habían bloqueado un acuerdo de pesca con Rabat que permitía a los barcos europeos, pero en especial españoles, pescar en aguas marroquíes.

El jefe de filas de la bancada conservadora en Estrasburgo, el francés Joseph Daul, aludió a este precedente para justificar su apoyo al acuerdo sometido a voto el jueves. "Hemos rechazado el acuerdo de pesca, y (...) serán los chinos los que vendrán a pescar en el Mediterráneo, así es como van a acabar las cosas", auguró. "No quiero encontrarme frente a los chinos en el conjunto de los mercados del Mediterráneo", añadió.

No hay comentarios: