Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

lunes, febrero 13, 2012

El comunismo inédito de Rosa Luxemburgo





¡Volveré!
Rosa Luxemb
JM Delgado.

Rosa Luxemburgo interesa, se descubre o redescubre, en busca de un comunismo o socialismo sin contaminar de influencias ajenas, militantes jovenes y no tan jovenes se interesan por Rosa, por su obra y su vida, han rastreado su huella en la obra de cientistas comprometidos contra el Capitalismo, en Walden Bello, Jorge Beistein, Wolfgang Leonard, Loren Goldner, el colectivo Retort , David Harvey y la recompensa de haber encontrado un pensamiento vivo, humanista y ético al tiempo que continuadora fiel, discípula, no epígona, de la obra de Marx, no se ha hecho esperar. Para los que participamos de su inspiración revolucionaria desde hace muchos años no puede haber mejor noticia: conocer su obra será útil para cuestionarse varios marxismo ideológicos, para regenerar la mirada atenta a la lucha de clases y a su promesa de liberación social.

Los elogios hacia Rosa Luxemburgo saltan a la vista apenas se teclee su nombre en cualquier motor de búsqueda en la red internet, e inmediatamente nos encontramos con la enumeración somera de sus errores y sobre la anfibológica comparación del vuelo de la revolucionaria con el de una gallina, según la "maldad" de Lenin.

El caso es que tales elogios, interesados, en clave de recuperación tiene su "plantilla" en el artículo de Trotsky:

"Luxemburgo y la IV Internacional":
Se están haciendo esfuerzos en Francia y en otras partes para construir el llamado luxemburguismo como defensa de los centristas de izquierda contra los bolcheviques-leninistas. Esta cuestión puede adquirir considerable significación. En un futuro cercano, tal vez se vuelva necesario dedicar un artículo más extenso al luxemburguismo real y al pretendido. Aquí sólo voy a referirme a los aspectos esenciales de la cuestión.
Más de una vez hemos asumido la defensa de Rosa Luxemburgo contra las malas interpretaciones insolentes y estúpidas de Stalin y su burocracia. Seguiremos haciéndolo. No lo hacemos movidos por consideraciones sentimentales sino por las exigencias de la crítica materialista histórica. Sin embargo, nuestra defensa de Rosa Luxemburgo no es incondicional. Los aspectos débiles de las enseñanzas de Rosa Luxemburgo han sido desnudados en la teoría y en la práctica. La gente del SAP alemán y otros elementos afines (véanse, por ejemplo, el diletantismo intelectual de la












No hay comentarios: