Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

martes, febrero 07, 2012

El dilema recurrente del mundo sindical: posibilistas versus ideólogos

  José María Delgado


Publicado en Marxismo Libertario; sábado 20 de diciembre de 2008





El poder social que la carrera por la reducción de costes está poniendo en manos de segmentos tradicionalmente débiles del proletariado mundial no es más que el preludio de estas luchas. En la medida en que estas luchas triunfen, el escenario estará listo para una transformación socialista del mundo.
Arrighi, G. "Siglo XX: siglo marxista, siglo americano"

A menos que les vaya en ello una "identidad", esa discutible y monoteista cualidad, ropaje no siempre libremente elegido de los "nosotros", no pocos de estos constructos sociológicos toman nombre impuestos por sus adversarios, así pues ni en el mundo sindical ni en ningún otro nadie admitiría ser llamado "posibilista", por mas que en tantos que hacen abierta aseveración de "realismo", por la vía negativa de descalificar a los que verdadera o supuestamente se hallan "fuera de la realidad" , un observador crítico no vería otra cosa que adecuacionismo o aclimatación al rol o papel o regla del juego que el conjunto de poderes económicos, políticos, fácticos, es decir "el Sistema", les tiene asignado, a la voluntad de moverse dentro de él sin recurrir a estrategias impugnadoras o cuestionadoras del capitalismo de especie alguna, por más que, en teoría, debiera venirle de oficio, en lo que los estatutos, principios, actas fundacionales, etc., de los que un dia se llamaron "sindicatos de clase" debiera ejercer, todavía, alguna influencia.




(leer mas)

No hay comentarios: