Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

lunes, marzo 12, 2012

Huelga general, 29 marzo. Inexcusable.


  José María Delgado

 En efecto, inexcusable, a pesar de la gramática parda o "ideologia" sindical que se empeña en demostrar una y otra vez, en una lectura tanto externa como interna de cara a los afiliados, que su función es "acordar", donde antes y en la misma línea "ideológica" decían "negociar", ahora tal parece que sin "acordar" el sindicato se encuentra cuestionado en sus fundamentos. Ciertamente es algo que ya sabíamos, no es necesario leer "Huelga de masas, partido y sindicato" de Rosa Luxemburgo para no ignorar la función gestionadora de los intereses salariales y conexos de las clases trabajadoras bajo el capitalismo, función emblemática del Sindicato, así pues, nadie se llama a engaño ni espera otra actitud mas anticapitalista o pro-socialista - al fin y al cabo tales principios se encuentran en sus estatutos y manifiestos fundacionales - pero sí, al menos, cierto grado de consecuencia con lo que afirman defender en los papeles: al presente nos hallamos en una de esas inexcusables ordalías.

Una reforma laboral que se mueve entre la provocación y la venganza de clase, al gusto empresarial sin paliativos, al gusto del empresario mínimo o lumpenempresaurio, travestido o no en "autónomo", a la fuerza o por voluntad propia, se encuentra tan cerca del despido libre que lo institucionaliza al consagrarle el primer año de trabajo "en pruebas". Que no es necesario demostrar mas que tres trimestres con caída de la facturación para que el despido se convierta en procedente, que abarata mas de la mitad las indemnizaciones por despidos, y cien agravios mas que los sindicatos CCOO y UGT esperan tener la oportunidad -¿aún? - de negociar del texto de la Reforma Laboral en su tramo final del trámite parlamentario. Miedo me da, miedo de que los Mendez y Toxos, tras el compromiso de convocar esa huelga inexcusable, se atrevan a desconvocarla a cambio de modificaciones mas o menos vendidas como "sustanciales" del texto gubernamental.

 Afortunadamente otros sindicatos ya habían convocado con anterioridad la HG para el 29, sindicatos nacionalistas en Euzkalherria, Galicia y Navarra pero tambien CGT y CNT, de ellos no debemos esperar desaires ni palmarias manipulaciones, haberse avenido, los institucionales,a convocar el mismo día, habla de determinación, de indignación, y de saber que por mal que resulte la jornada, peor sería no convocar huelga general, ¡cuándo hasta el propio Rajoy la anuncia! ¿sabrá que no les queda mas remedio?

Dicho esto, está bien recordar al lado de la responsabilidad histórica que a los sindicatos mayoritarios les cabe por haber transigido tanto ante las PYMES, tras cada convenio de ámbito provincial donde por evitar mayor desempleo pactaban salarios que ellos mismos juzgarian inadmisible en la gran empresa, cada convenio abriendo el abanico salarial mas y mas, al punto de que no es raro en la industria encontrar salarios de subcontratas al 50% de los de la firma matriz, dividiendo y desmoralizando así a centenares de miles de trabajadores españoles.  Nada de tales concesiones ha evitado el apabullante desempleo que padecemos, - cinco millones trescientas mil personas -  sin duda la burbuja especulativa inmobiliaria (verdadera pirámide Ponzi) se lleva la mayor cuota de responsabilidad, los gobernantes y bancos cual directos responsables, pero los sindicatos, tambien, hasta el punto actual en que se cuestiona públicamente (e interesadamente desde los medios empresariales y procapitalistas) la legitimidad de la tarea sindical dedicada a defender a los que aún tienen trabajo, "abandonando" por otra parte a los millones de desempleados.

Ha sido por haber transigido y firmado acuerdos con patronales que han congelado salarios y aceptado clausulas de primar discrecionalmente la productividad, de tragar y tragar sin lucha por lo que la situación ha llegado a tal deterioro de la credibilidad sindical. Al dia de hoy y ya desde hace no pocos meses y aún años, la derecha y sus medios, voceros y tertulianos atacan a los sindicatos justo por lo contrario que podamos crticarlos aquí: a la derecha ultraliberal simplemente los sindicatos, CCOO y UGT y todos los demás, les sobran, les sobran y van a tratar de quebrarles el espinazo, con esta reforma los han provocado (y de paso a todos los trabajadores) al tiempo de que al reconocer tan cercana como falazmente (en efecto, porque el principal "enemigo" del empresario minimo es el banco) las reivindicaciones de las pymes, de manera tan agresiva, antidemocrática, debeladora del derecho del trabajo, la reforma del PP consigue recrear la dictadura de Franco, ¡una verdadera dictadura de clase! clasista hasta la médula, en la que tantos lumpempresarios del Mercedes y la  "querida" , vivian en la escasez - como ahora hipotecados a los bancos - felices mientras los obreros vivieran manifiestamente peor. 

A los bancos, a una UE ultraliberal, a los intereses de los bancos alemanes, franceses, suizos, americanos tenedores de deuda pública española, Rajoy le dedica esta Reforma laboral, a la memoria del Caudillo tambien, pensamos, así que esta Huelga General del próximo 29 que sea un hito, masiva, pero no el final, el comienzo de una época de luchas en defensa de los intereses proletarios y de la Democracia, en sentido fuerte,  que no son distintos. 

Lo que hará cambiar o desaparecer imposturas sindicales será la el incremento de la presión, de la lucha obrera y no su contrario: la derrota del sindicalismo institucional por imposibilidad de digerir la ofensiva capitalista. 

(debate en Foro Luxemburguista)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El análisis es inapelable. Hay que ir a la huelga general y parar esta deriva. Lo que se echa en falta es un análisis más completo y en profundidad de como hemos llegado a esta situación laboral sin necesidad de echarle la culpa a la crisis económica. Desde la perspectiva histórica remontándose a Felipe González y sus reformas laborales hasta la actualidad.
También no se ve referencia a como el partido "obrero" por antonomasía, el PSOE, vuelve a las calles con estas huelgas y protestas, para recuperar, se supone, el poder dentro de unos años. Y como ese mismo partido sigue siendo responsable, y por lo visto ahora juez, de esta situación laboral. También un recuerdo a todos los parados, de los cuales no se acuerda, casi ningún sindicato y menos lo supuestos mayoritarios.

JM Delgado dijo...

Bueno, no he tratado de hacer ningún análisis completo, ya lo han hecho sindicatos y otros, y tampoco cabía una historia de las traiciones o pactos sindicales, de "aquellos barros", solo una pincelada para dar cuenta de la naturaleza clasista de la reforma, de su conexión franquista y de mis temores, un par de ellos, lo del PSOE ahora en plan "luchador" es de esquizofrenia, eso está - o debiera estar - amortizado para la izquierda digna de tal nombre. Gracias por escribir. JM.

martín dijo...

CGT no tenía tan claro convocar la Huelga General para el día 29 de marzo. La decisión de CCOO y UGT precipitó los acontecimientos. Espero que esta Huelga sirva para concienciar aún más a la población y abrir nuevos debates en la calle y en los sindicatos. El futuro va a ser la lucha porque la paz social ha muerto. Socialismo o barbarie.