Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

jueves, octubre 11, 2012

Los trabajadores españoles contra la fragmentación del estado.



La verdadera bandera independentista catalana: la Caixa manda, aglutina, prevalece. 
La unidad de España no estaba en cuestión en 1978, tampoco lo está hoy para la inmensa mayoría de la población, especialmente la clase obrera se consideraba y en gran parte aún se considera "española", es decir estatal, la presencia de los sindicatos de clase en todo el territorio estatal da buena cuenta de ello. Por otra parte cualquier estudioso o curioso por el derecho internacional público no ignora que el derecho de autodeterminación para nada es aplicable a Euzkadi, Cataluña o cualquier otro lugar del estado español, no existe precedente ni jurisprudencia al respecto. 
 Tampoco está el derecho de autodeterminación en  la Constitución Española de 1931, ¿que no vale como ejemplo? ¡venga ya , con la retórica pequeñoburguesa de los cojones! ¡vendiendo la burra coja! ¿que proyecto socialista para Europa, Africa, se desprende de la extensión a través del D.dA. a tantos estados como lenguas, como etnias? ¿esto no es hacerle el juego al imperialismo que prefiera cuantos menos estado mejor, rogue-state, estados fallidos, aunque sea Nigeria con 600 millones de habitantes, o como lo que quedó de los restos de la URSS o de Yugoslavia, felicisimos todos y el cuento se ha acabado con su soberania nacional intacta, ¡y a ver quien se atreve a descubrir minorias internas aspirante a la demandar derechos de autodeterminación para ellos, sean indios en Quebec, rusos en Ucrania, Georgia, o "españoles" en Cataluña, que esa es otra. etc, etc., a esos si les espera, como lo están sufriendo, carceles, torturas, exclusión social, marginación, mobbing. Lo que si está demostrado al dia de hoy es la inversa de la supuesta opresión que venden: son los estados étnicamente homogéneos o aspirantes a serlo los que no soportan a las minorías étnicas o culturales a su interior, justamente es casi un indicador de democraticidad la existencia de estados mas o menos plurinacionales,tolerantes conlos derechos de las minorias, como sin duda sucede hoy en España: que no les satisfaga hoy a esas minorías es otro problema, una cuestión de sueños, trasposiciones, elección de un sujeto omniabarcador y autosuficiente como sería un estado central incapaz por su propia naturaleza de satisfacer tantos deseos y sueños de felicidad: la medida, - ¡como no! - será siempre el grado de libertad, felicidad y libertad que tendrían las minorias con relación a las mayorías, es decir, si existe o no opresión "nacional". Quien diga que existe en España tal cosa miente como un bellaco.

Lo que si hay es UN DESEO NO UN DERECHO de un porcentaje importante de las poblaciones de esos territorios que deberá ser resuelto politicamente, pero en el que los socialistas marxistas y la gente con conciencia de clase no tiene interés alguno en que en España se formen 17 seudoestados o miniestados, lo diga quien lo diga, hasta Lenin que defendió el DdA. dejaba claro que el deber de los bolcheviques era permanecer partidario de la unidad y desde luego frontalmente en contra de la división del proletariado y del partido del proletariado. 

Espero que la izquierda social y socialista se ponga sin mas demora al frente de las protesta contra la independencia de Cataluña.

En la revista  Sin Permiso, que pasa por ser paradigma de las publicaciones marxistas en la red,  se nota el alma de la LCR, de la "Cuarta", dispuestos a morir por su wilsoniano-leninista (la expresión es de Eric Hobsbawn) Derecho de Autodeterminación, como ha puesto de manifiesto una vez mas Jaime Pastor en le Monde Diplomatique. El leninismo inconsecuente está pillado con el susodicho derecho de los cojones, tomando en todo los casos deseos por derechos.

Si convocan un referendum pediremos a los trabajadores que voten en contra, dejando previamente muy claro que pregunta, o preguntas, etc, etc, habrían de hacerse, las hagan quienes legalmente esté facultados para ello, Por lo demás, de tanques aquí nadie ha hablado, precisamente se trata de impedir que un nacionalismo alimente a otro (y lo está haciendo) el de los tanques, justamente.

Para desgracia nuestra, el estado español no para de rodar en dirección a convertirse en “estado fallido” ¿ahora se trataría de etnificar, folclorizar, separar y dividir o recomponer sobre bases igualitarias, federal no confederal (que eso es tanto como la antesala de la separación), sin permitir que una coalición castellano parlante en competencia con otra catalanoparlante se alce con el santo y la limosna de la hegemonia del nuevo-viejo estado ibérico?

 Otra vez la vieja burra del derecho a separararse, para...unirse. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Piensas lo mismo que el PP. Ya sabes que los trabajadores españoles están en contra de la fragmentación del estado, o te apropias por que sí de esa teoría. Me pareces que no los conoces.

Anónimo dijo...

El estado español democrático no ha evolucionado como un estado moderno, que puede resolver de forma tácita y dialogada cualquier proceso de independización de un territorio por consulta popular. Es un hecho democrático llevado al máximo de su legitimidad, que si una población decide por mayoría y en las urnas el autogobierno, éste sea posible. Es el caso de Quebec o ahora de Escocia. Sin tener que estar recurriendo a la fuerza, al derecho de autodeterminación ó a señas de identidad. Es lógico que la derecha nacionalista siempre quiera tener predominancia y rédito de éstas situaciones. Siempre que el capital tiene posibilidad de sacar ventaja, la sacará de los conflictos. Pero también es una falacia pensar o suponer que parte de la población trabajadora de Cataluña no quiera tener la posibilidad de poder elegir el camino de la independencia por sufragio. Poner como antecedente el proceso autonómico de la II república podría ser un antecedente o no del proceso actual, ya que en la época existían grupos que lo hubieran apoyado, como hubo grupos que hubieran optado por posiciones más radicales, como una república de trabajadores de Cataluña. También es igual de patente que la burguesía en esa época, tanto en Cataluña como en España, cooptaron el poder en gran parte de los gobiernos de la república. Como señalo al principio, en otras circunstancias sociales y económicas, y con otros actores políticos, económicos, laborales e intelectuales este tema se podría solventar de forma más resolutiva para todos, quitando la preponderancia a ciertos elementos nacionalistas por ambos lados y resolviendo la cuestión contando y escuchando lo que la población tiene que decir. El resto sobra, son dialecticas de confrontación totalitarias en un estado heredero del franquismo, con una oposición posterior estéril, que no pudo ni incluir mecanismos para afontar el futuro de las nacionalidades con solvencia (por muchas disquisiones que se planteen de cualquier tipo, éstas son obvias por idioma, cultura, sociedad, economía, antropología, folklore, etc...) ni posibilidades de reformar o modificar la constitución para ello o para afrontar el hecho autonómico, confederal o federl con un senado útil. Personalmente, son falacias de este regímen estatalista descontrolado y corrupto; ¿o es que acaso ahora las autonomías no son reinos de taifas que pasan la irresponsabilidad de sus cuentas al papa estado español para que les solvente sus deudas?. Si el poryecto original era la AUTONOMÍA TERRITORIAL, ésta se ha quedado en papel mojado.

JM Delgado dijo...

Al primero:

Pienso lo mismo que Rosa Luxemburgo ya para nada lo mismo que el PP, solo se lo que es obvio, que la gran mayoria de la población española lo está y que los trabajadores tienen la "osadía" de mantener estructuras sindicales de ámbito estatal, y que sin existen otras de ámbito autonómico lo son por la extrema moderación de las centrales estatales y su marcada politica "institucional" con cada gobierno.

JM Delgado dijo...

La población trabajadora de origen no catalan se haya ante una disyuntiva que no le debería competir: solo la presión institucional la lleva a ello. Sin duda le gustaría, tanto como a muchos catalanes, que se le quisier preguntar sobre el bárbaro y feroz ataque a sus derechos COMUN A TODA LA CLASE OBRERA Y LA CIUDADANÍA ESPAOLA TODA,no slo catalana. A partir de ahí, y si no queremos deslizarnos de constructo en cosntructo, bien lejos de la realidad deseada, de los problemas y reivindicaciones, habría que habar de solicitud para la insolidaridad, de empobrecimiento común tras u desgajamiento, de malbaratar un patrimonio compartido, de todo tipo, de desentenderse de la pérdidad de pesa específico de España y sus consecuencias sin duda graves, etc. Y todo para satisfacer unos deseos que sin fueran derechos ya habrían llamado a la puerta que tocaba.