Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

viernes, julio 06, 2012

El gobierno amenaza con 100.000 nuevos despidos de empleados públicos


Lamentablemente, los escalpelos neoliberales amenazan con nuevas vivisecciones contra el trabajo y lo público, próximos escenarios para exhibir, desde el gobierno andaluz, desde la presencia de IU en él, la voluntad de rebelión o de mansedumbre "por imperativo legal". Si la Junta de Andalucía termina resignándose a actuar como gestoría territorial de la política proveniente de la Troika y de Madrid, la calle arderá, o debería arder, a pesar de y/o contra las fuerzas de "progreso", rebasándolas y desestimándolas por mucho, mucho tiempo.
(...)

 Diseñaron una arquitectura política europea que ahora resulta la mejor de las herrramientas para la impresionante ofensiva de las élites capitalistas contra la Europa de servicios públicos y garantías del mundo del trabajo. Van a derruirlo todo y a privatizarlo todo, a camiar la faz de lo que conocemos. Aunque eso contenga graves contradicciones y riesgos para su propia hegemonía, la demolición tiene la mecha muy corta y será catastrófica para millones de personas y para los mecanismos de la democracia. En este horizonte y con este marco político que recordaba al principio (Constitución, Tratado de Lisboa...), para la resistencia institucional, política y cultural que se precisa las tres tristes Consejerías y los discursos y medidas que hasta ahora (durante la negociación y tras la constitución del gobierno) se han exhibido no presagian nada bueno. Resulta descomunal la desproporción y el inmenso contraste entre el músculo que exhibe la derecha y el que muestran los dirigentes "de progreso". Resultado: la gente está perpleja, desanimada, con sensación de indefensión y con sospecha de que los que gobiernan en Andalucía no tienen las herramientas intelectuales ni estratégicas (¿ni éticas?) para hacer frente a lo que está desplomándose sobre sus cabezas y, por tanto, no resultan útiles ni a la altura de las circunstancias históricas. Ojalá yo esté equivocado en estas apreciaciones, ojalá. En cualquier caso, es bueno alentar el estudio y el debate de lo que pasa porque eso mejorará la capacidad de entender y armar propuestas, desde todos y cada uno de los ámbitos en que está la gente, sea una Dirección General, un Ayuntamiento, una ONG, un barrio o su puesto de trabajo

Plenamente suscribible tu comentario. Olvidan los partidarios de gestionar "mas solidariamente" las políticas emanadas de Bruselas-Madrid que el margen de maniobra que "los mercados" les permite a la Junta no les asegura, todo lo contrario, que pueda ser visible, percibible por las clases mas afectadas, diferencias reseñables entre original y fotocopia. "Perpleja, desanimada", efectivamente, y mas aún cuándo se ha votado poco menos que una Junta "de salvación", del aterrador horizonte de los estandartes de Arenas, ¡por los mismos PSOE e IU denunciados! El campo de maniobras se reduce aún mas si se considera que el posibilismo que genéticamente mantenía el PSOE - e IU - ante la eventualidad de poder gobernar aconsejaría atemperar y matizar el ataque a las politicas del PP, considerando que no "podrían" (sic) hacer cosa demasiado distinta.




No hay comentarios: