Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

jueves, julio 12, 2012

Cuadratura del círculo del capital financiero europeo



El Telégrafo

En el primer trimestre de 2012 un total de 97.090 millones de euros abandonaron España, de los cuales el 68% (66.200 millones de euros) abandonaron el país en el mes de marzo. El capital financiero no participa del debate de nacionalidades.

Al contrario de lo que muchos liberales defienden, el neoliberalismo no desreguló, sino que reguló a favor de los capitales financieros golondrinas, que vienen y van con viento a favor, y siempre bajo seguro de riesgo ante cualquier caída libre.

La huida de capitales es explicada en base a la búsqueda de una mayor seguridad y mayor rentabilidad en bancos de otros países. Este éxodo no es más que una fase del movimiento circular del capital financiero dentro de la zona euro. Este proceso de fuga de capitales se lleva produciendo desde la periferia europea hacia los países centrales europeos desde hace unos años. Alemania es, sin duda alguna, uno de los principales receptores en la zona euro de los depósitos de la periferia.

La banca alemana aumenta sus reservas de efectivo. Dado el inmovilismo del mercado interbancario, cualquier banco alemán prefiere colocar estos depósitos en un Banco Nacional de un país “solvente”, por ejemplo, en el Busdesbank alemán que a su vez, los colocará en gran parte en el Banco Central Europeo. Es en ese instante cuando se puede constatar la cuadratura del circulo financiero europeo.

¿En qué consiste? ¿Qué hace el Banco Central Europeo con estos depósitos? Vayamos al caso español; la banca española se dedicó a jugar a la ruleta rusa en los mercados financieros y a la economía de la especulación en el ladrillo. Todo ello ayudado por la financiación imprudente de Alemania: la banca alemana tiene prestado una octava parte de su PIB a los países periféricos (prestar a un irresponsable también es de irresponsables).

El capitalismo corporativo practicado por el régimen en España, PPOE (partido socialista y partido popular), se dedica a rescatar a la banca española a costa de hundir a toda la ciudadanía. Entonces, ¿de dónde llega la plata para el salvataje bancario español? Del Banco Central Europeo. ¿Con qué dinero? En gran medida, con el capital huido de la periferia europea. Esto es, España es rescatado con capital que se había fugado anteriormente de España.

El rescate proviene de los propios países rescatados. Sí, tal como suena, el dinero que se marchó vuelve finalmente engalanado de rescatador y como gran salvador de todos los problemas (de los bancos). ¿Dónde está la trampa? Las condiciones de los préstamos suponen un yugo cristalizado en  sacrificios y esfuerzos exigidos a la gran mayoría de la población en cualquier país de la periferia europea, por ejemplo, el caso español.

El nuevo capital salvador es pagado a alto interés. Círculo vicioso entre rentabilidad asegurada y población arriesgada. Pero aún hay más. A todo esto, el Banco Central Europeo reduce el interés, por ejemplo, al 0,75%.

Cualquier banco alemán compra dinero a precio interbancario, pongamos 1,5%. Luego, este mismo banco puede comprar deuda pública española al 6,5%. Mientras tanto, Alemania, se financia públicamente al 0%. España ganó la Eurocopa, pero sigue perdiendo la Eurozona. Alemania no necesita jugar a fútbol, prefiere las finanzas.
 
*Alfredo Serrano Mancilla es Doctor en Economía, Coordinador América Latina Fundación CEPS

*Sergio Martín Carrillo es Doctorando en Economía, Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios: