Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

sábado, septiembre 08, 2012

Decenas de miles de trabajadores sevillanos reciben la Marcha Obrera del SAT


Sevilla, masiva e intimidatoria presencia policial, calor, jornaleras y jornaleros con los pies llagado recorren los últimos kilometros hasta la sede de la delegación del gobierno en Plaza España, entusiasmo de los trabajadores ante tales muestra de solidaridad y conciencia de clase.

 El sectarismo desaparece ante la conciencia obrera y las banderas repúblicanas, anarcosindicalistas, hoces y martillos, son tan solo flores del ramillete del ideario revolucionario. 

Las ausencias, significativas, por antisectarismo militante, ¡no se contabilizan!


(leer la noticia en Público)

No hay comentarios: