Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

jueves, abril 19, 2012

YPF: patriotismo petrolífero de patas cortas


 José María Delgado

A primera vista parece que el gobierno de la República Argentina goza de legitimidad para expropiar el 51% de YPF, filial de la matriz española REPSOL, hablo naturalmente de legitimidad según el paradigma que sostendría una izquierda radical y democrática, que no le cueste al pueblo argentino mas el collar que el perro y que no se trate de una maniobra de Cristina Fernández Kirchner para camuflar y hacer pasar desapercibida otras medidas antiobreras y populares, y que, finalmente, la verdadera "inversión" no sea en nacionalismo mas o menos peronista, son sospechas que desearíamos despejar de medidas expropiadoras semejantes que siempre nos evoca finales mas justo y mas en linea con las aspiraciones de soberanía popular y de independencia proletaria.

En España, en medio de una crisis de la deuda a la que no se le ve el final, con un ataque feroz a las conquistas populares en salarios y servicios públicos, en evidencia y en ridiculo el gobierno y la oposición del PSOE así como la coalición nacionalista (¡y a la vanguardia del neoliberalismo peninsular!) que gobierna en Cataluña, por su seguidismo a la cúpula de la UE y del FMI, con la institución monarquica en descrédito galopante, las posibilidades de que florezca un "nacionalismo pro empresas multinacional" , de no ser risible sería patético. Naturalmente siempre existen sectores fascistas y parafascistas o de extrema derecha dispuestos a sumarse al coro ultraliberal dominante que siente como amenaza en carne y cartera propia semejantes expropiaciones, por lo demás con mas de cinco millones de desempleados el patriotismo petrolifero tiene visos de prosperar poco. 

Por lo demás, pragmáticos siempre, hasta el ridiculo, nuestra clase política continuará insistiendo en la denuncia del agravio cometido por la Kirchner mientras negocia bajo cuerda un precio razonable por YPF y garantias jurídicas para Telefónica, BBVA, Santander, etc., en Argentina y le sirve de pantalla para oscurecer medidas como las de ayer mismo adelantó el ministro de Educación, Wert, de recortar tres mil millones de euros para la enseñanza, aumentando el número de alumnos por aula y de horas lectivas consiguiendo así librarse de 20.000 profesores interinos, sin plaza fija. Por la otra banda, CFK, nos recuerda haciendo hoy lo contrario de lo que acometió hace veinte años, apresurandose a colaborar con la privatización de YPF  (http://www.teinteresa.es/dinero/Cristina-Kirchner-privatizacion-YPF-expropia_0_683333874.html

Sin duda el patriotismo, como la mentira, a uno y otro lado del charco, tiene las patas cortas. 

Cuándo está en todo los medios que REPSOL negociaba con una empresa china venderle el 57% de YPF, la sospecha de que el gobierno de Fernández pretendería con la nacionalización conseguir un mejor precio de los chinos al tiempo que garantías de las cuantiosas inversiones necesarias para explotar el crudo no convencional recientemente descubierto de Vaca Muerta, dejaría este acto de soberanía de nuevo fuera del alcance de los intereses y de lo que por tal cosa cabalmente puede entender el pueblo argentino...cuándo consigue librarse del veneno peronista.

1 comentario:

Firenze . dijo...

Te he citado en mi blog por esta entrada. Palabras justas.